La construcción

No es nada nuevo el decir que estoy en el proceso de recomenzar y reinventarme.

Está siendo un proceso largo, mucho más de lo que esperaba, aunque supongo que es necesario que sea así…Pensándolo en términos abstractos, es asombroso lo rápido que se destruyen las cosas y lo lento que luego resulta reconstruirlas.

Un buen equipo de demoliciones puede tirar abajo un edificio en apenas un instante, utilizando explosivos, o en unos días si procede a desmantelarlo pieza a pieza. Sin embargo, su reconstrucción suele llevar años. Fijaros si no en el caso del edificio Windsor: se quemó en un par de días (12 y 13 de febrero de 2005); se demolió en cuatro meses (entre abril y agosto de 2005), pero su reconstrucción ha llevado cinco años (desde el 2007 hasta el 2011), a los que habría que añadir los dos años de impasse, en los que no se sabía muy bien que hacer con los restos de la torre. Es decir, estamos hablando de un plazo de destrucción de seis meses (febrero-agosto 2005) frente a un plazo de reconstrucción de seis años (2005-2011).

File:Windsor-tower-madrid.jpg

Incendio de la Torre Windsor By Mdiagom (Own work) [GFDL, CC-BY-SA-3.0 or CC-BY-SA-2.5-2.0-1.0], via Wikimedia Commons

La diferencia es que, en un edificio, te puedes permitir el lujo de partir de cero y volverlo a hacer desde sus cimientos, mientras que las personas partimos de una edad y de una experiencia que no puede ser “reseteada”.

En este nuevo año que está a punto de comenzar, seguiré con las labores de reconstrucción.

Quedáis invitados a participar de ellas.

Acerca de Coral

En otra época fui fotógrafa de jazz, aunque desgraciadamente, nunca pude vivir de ello. Colaboré como free-lance en diversos medios de comunicación electrónicos y digitales. Soy profesora universitaria y consultora de investigación, y en este año 2012 he leído, por fin, mi tesis doctoral. Me apasiona la tecnología y soy defensora a ultranza de los programas de código abierto.
Esta entrada fue publicada en general. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La construcción

  1. Estimada profesora, tutora y sobre todo amiga:

    Si yo, gracias a personas como una gran profesora que tuve, pude reinventarme tras 23 años (24 en Marzo), tú podrás hacerlo. Y mira que no te dí Guerra, querida Coral. Gracias a personas como tú yo he podido hacerlo, ahora me “fogueo” con el periodismo mientras lo estudio y trato de practicarlo con el poco saber que atesoro. Pero volveré, en un futuro, a acabar de recorrer ese sinuoso camino de la Publicidad que, por otras circunstancias laborales, sigo haciendo de manera “amateur”.

    Hecho de menos tu grata sabiduría, consejos y ánimos. Nuestras charlas sobre “lo divino y lo humano”, tu perenne amor a la automoción e, incluso, tus más que merecidas broncas hacia mi persona.

    Un beso muy fuerte desde Asturias a la que fue una de mi mejores profesoras. Gracias por todo Coral. Sigue reinventándote.

    Carlos.

    Alumno en “Stand By” de su asignatura de Sociología.

    • Coral dijo:

      Muchas gracias Carlos, yo también echo de menos nuestras charlas y, aunque es verdad que muchas veces te he “abroncado”, me alegra saber que lo has entendido exactamente como lo que era: interés por una persona con mucho potencial pero que no estaba pasando por su mejor momento.
      Sigue “fogueandote” y sigue tú también reinventándote. Por lo que sé, no te está saliendo nada mal ¿no?
      Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*